Destacado

Serie recomendada: ‘Novine’, producción croata sobre periodismo

Este es el canal de Youtube de la serie: https://url2.cl/E5LdL

No soy muy asiduo de la televisión, sea; sin embargo, me animé a buscar series de ficción y películas cercanas a mi profesión y oficio.

Con interés observé en diversos blogs que recomendaban una serie originaria de Croacia, ‘Novine’ (The Paper en inglés) enfocada a una problemática muy común dentro de los medios masivos: el contraste -o complemento- entre periodismo, capital y política. La serie se encuentra en la plataforma Netflix.

La serie, compuesta de tres temporadas y la última fue estrenada en su país a inicios de 2020 (a la espera de verla por streaming), trata de un diario independiente de la ciudad costera de Rijeka y se mantiene como referente de la prensa tradicional, a pesar de que la crisis mundial golpea significativamente las finanzas de los medios impresos. El propietario del periódico desea vender sus acciones y la persona más interesada es un empresario de la construcción, con antecedentes de movidas “no muy legítimas”, y cuyos contactos con las altas esferas políticas, por ejemplo, con el alcalde de esa población, lo hacen un ser muy peligroso.

Ahí es donde está el meollo del asunto: sus reporteros, reconocidos por su trabajo riguroso e independiente, tendrán que lidiar con el riesgo de molestar nuevo mayor accionista ni tampoco al burgomaestre de la ciudad, en inicio aliados y luego enemigos. Esta trama incluye, además, intereses de autoridades eclesiásticas y policíacas amigas y enemigas de los ya mencionados, según les convenga.

El aspecto que más atrajo mi interés por la serie -en especial la primera temporada- es la forma de actuar de los periodistas, ya que no todos seguían el mismo patrón y perseguían objetivos diferentes.

“Periodistas que buscan más la independencia y el valor de la noticia, mientras que otros quieren ascender en el poder sin importar los medios”, así lo definía el portal Cinéfilo Serial, en una reseña realizada sobre la serie (https://url2.cl/8fII7).

Branka Katić interpreta a la periodista Dijana Mitrović. Foto tomada de: https://url2.cl/wFFeK

Y estoy de acuerdo, porque mientras la reportera de investigación Dijana Mitrović y el subeditor Nikola Martić defendían su trabajo, manejo de fuentes y rigurosidad, el editor en jefe Blago Antić (cercano a los dos periodistas) y su breve remplazo Alenka Jović querían aferrarse a su puesto y el poder ante la redacción. A veces, estos personajes permitían solo artículos sin profundidad y con registros escuetos.

La situación era notoria por la influencia que los poderosos (empresarios, políticos, religiosos y autoridades) ejercían sobre el enfoque editorial del periódico durante el desarrollo de la serie. Si estos editores cumplían sus objetivos, estas “manos salvadoras” podían mantenerlos en sus cargos. En la segunda temporada hubo cambio de dueño, pero no de costumbre: se movía al vaivén de las circunstancias.

También existieron en la serie algunos aspectos propios del quehacer periodístico, pero que no siempre se aplican en un mundo lleno de likes y Fllowers, la verificación de la información. En un par de ocasiones vibrantes de la serie, los protagonistas tenían información clave para publicar, pero aún sin confirmar por una fuente que secunde esos datos o los contraste, no valía la pena publicarlo así pudiera influir en la trama principal.

Otro punto que me llamó la atención fue el paso de miembros de la redacción a los equipos de las campañas políticas -visto principalmente en la segunda temporada-, como es el caso de Alenka y su ex marido, el periodista de investigación Andrej Marinković.

No los vi como jefes de comunicación o periodistas como tal, sino como portavoces de candidatos a ocupar un cargo de elección popular. En el caso de Andrej, no percibí que su posición contrastara con su anterior cargo ni tampoco con su trayectoria de reportero juicioso y meticuloso; de hecho, el político que lo contrató era consciente de que en algún momento su otrora empleado podría cuestionarlo desde una redacción.

En fin, no quiero generar más spoilers de los que creo estar dando en mi escrito, en especial porque quiero recomendar esta serie a colegas y no colegas, amigos y no amigos, porque se ve reflejado mucho del quehacer del periodista, sea en medios masivos o institucionales y su relación con esos poderosos, sea en el rol de empleadores o en el de entrevistados.

Esto último me hace pensar: si eres periodista de un medio y entras a una oficina de comunicaciones, no te conviertes en enemigo de tus anteriores compañeros ni afectas su equilibrio informativo. Pero eso es otro tema y tal vez lo comente en futuras publicaciones.

Por ahora, les doy las gracias por detenerse a leer.

Destacado

Comunicación política electoral y nuevas tecnologías: adiós a la verticalidad de la información

Vector tomado de http://www.freepik.es

En Colombia no salimos de la elección presidencial para meternos en las regionales, donde el contexto varía y deja de ser centralizado, los que fueron aliados a nivel local son rivales –y viceversa-. Este es otro campo de acción para los comunicadores, quienes toman tanto el aporte mediático de experiencias periodísticas con el de la comunicación corporativa.

Ahora, en estos campos de acción la sociedad del conocimiento y las nuevas tecnologías tienen un papel vital en la consecución de una buena estrategia de comunicación. Dado el contexto político de este año, nos centraremos más en un buen manejo de la comunicación política electoral, más que en la gubernamental que se enfoca en la gestión de quien haya sido elegido como gobernante o legislador.

Hay algo que me genera interés con el uso y aprovechamiento de las tecnologías de información y la comunicación en el acceso más inmediato de datos y noticias, y es que no solo hay información, sino un ejercicio de comunicación en el que el receptor es más activo con lo que recibe y se convierte simultáneamente en un generador de nuevo contenido y de feedback para nosotros como emisores.

Dentro del libro digital “Selecciones de Relaciones Públicas III” de la Asociación de Docentes Graduados en Relaciones Públicas de Argentina (Adugrep), la licenciada Carina Mas publica un artículo sobre las nuevas tecnologías la comunicación política, donde presenta al ciudadano como un actor más activo dentro de un círculo que incluye el discurso político y la difusión realizada por los medios de comunicación (https://ucaecemdp.edu.ar/wp-content/uploads/2018/07/Selecciones-de-Relaciones-P%C3%BAblicas-III.pdf).

Gracias a la Web 2.0, en la que se incluyen las redes sociales, se despierta en la opinión pública una posición más activa en la elección de algún candidato. Dominique Wolton, citada por esta docente e investigadora argentina, habla de la opinión pública como uno de los actores que legítimamente pueden expresarse sobre política, junto con los mismos políticos y los medios. Dada esa importancia, ya no son simples receptores de discursos y noticias, ahora la ciudadanía tienes la palabra y no teme difundir su opinión.

Vector diseñado por freepik.com

Con el uso de estas herramientas, el elector pasa de ser un consumidor a un prosumidor, es decir, participantes que además de recibir información también la producen. Al convertirse en generador de noticias no solo continúa con el proceso informativo llegando a nuevas audiencias, sino que también hay una comunicación, puesto que estos productos son una forma de hacer feedback o retroalimentación de nuestro trabajo.

La presencia de prosumidores y la facilidad y velocidad en el acceso a la información gracias a la web 2.0 pone a pensar al comunicador a buscar mensajes más individuales. Llegar al ciudadano como persona y no necesariamente como parte del colectivo. Que su contenido puede ser complemento de nuestra tarea de llegar al electorado o, por el contrario, perjudicar ese objetivo.

Estos usuarios creadores de contenido hacen una interpretación subjetiva desde sus vivencias, sentimientos, experiencias y las hace saber en redes. Esa es una retroalimentación que se debe recoger. Y es vital tomarlas en cuenta, dado el caso de imprecisiones o falsedades. Hay que estar listos e informados para argumentar y contrastar.

Un artículo sobre campañas electorales y nuevas tecnologías de la Revista Mexicana de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana de México (http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2017/06/19/campanas-electorales-y-nuevos-modelos-de-comunicacion-politica/), se refiere a esas individualidades, las cuales deben tratarse desde un lenguaje más sencillo que hable y movilice desde los deseso y las necesidades de la gente. La publicación plantea que no es llenar plazas, sino urnas al momento de una elección. La confianza, la credibilidad y la cercanía generar una conexión emocional.

Por eso la importancia del storytelling, usado en la comunicación empresarial, la publicidad y el marketing. Contar historias que busquen esa cercanía produce una inercia de la que harán parte esos prosumidores. Narraciones en las que cada elector pueda identificarse.

Crédito: freepik.com

El primer ejemplo que se me viene a la mente es el del presidente electo de El Salvador Nayib Bukele, quien aprovechó sus habilidades y conocimiento en comunicación digital, para fortalecer su discurso y romper con la hegemonía de los partidos tradicionales de ese país centroamericano. Según El Salvador Times (https://www.elsalvadortimes.com/articulo/politicos/arena-fmln-subestimaron-poder-redes-sociales-abusaron-territorio-perdieron-tiempo-recursos-energia/20190207143230054771.html), el mandatario apeló a mensajes directos en sus redes oficiales (su cuenta de twitter tenía más de 40 mil twits), en vez de usarlas como extensiones de los medios tradicionales.

La comunicación ahora es más práctica, cercana y en cierto aspecto, individual, en la que sus receptores pueden responder ante la información recibida y dar a conocer sus dudas, expectativas y necesidades.

No digo que haya que alejarnos de las plazas y debates, más bien hay que complementarlos, por ejemplo con el streaming; mientras tu candidato(a) se dirige a miles, hay un aparato que lo conecta a millones. Ante su auditorio en directo se pueden compartir esas dudas de sus usuarios en la red, eso podemos llamarlo retroalimentación.

Lo mismo con la comunicación directa cara a cara. No la desplaza, sino que la apoya: una conversación por videollamada o el registro de un encuentro con algún miembro de la comunidad.

Gracias por acercarse a leer.

Destacado

Comunicación de crisis: Gabriel Camargo y su disculpa tardía

La imagen puede contener: texto
Tomado de la cuenta oficial de Facebook del Club Deportes Tolima

Recuerdo al profesor Héiller Abadía Sánchez, de la Universidad Católica de Pereira, cuando en una clase de Gerencia de la Comunicación, nos explicó que una de las fallas más grandes al asumir una crisis comunicacional es tardarse en reaccionar. Y es que una reacción temprana, puede darle a la empresa implicada el control de su situación.

Obviamente, existen otros errores como el no asumir responsabilidades o delegárselas a otro, improvisar, mentir, no ponerse en la piel de las víctimas, tener malos tratos con sus públicos –desde el interno hasta los medios masivos y líderes de opinión-, entre otros.

Me quiero meter en este tema porque considero que sí hubo una pequeña situación de crisis con el Club Deportes Tolima, en referencia a las declaraciones que su dueño, el ex senador Gabriel Camargo Salamanca, dio frente a la situación actual del fútbol femenino de mi país.

Hagamos memoria: el 20 de diciembre de 2018, en una rueda de prensa el dueño del equipo ‘Pijao’ manifestó su desacuerdo en continuar la Liga Femenina de Fútbol en Colombia. En ese momento sorprendió en afirmar que las mujeres tomaban más licor que los hombres y que la liga era un “caldo de cultivo de lesbianismo”.

Su declaración tuvo una sacudida mediática y despertó el rechazo de la sociedad (lamentablemente no toda) a nivel nacional e internacional.

20 días después (si, todo eso demoró) el dueño del Deportes Tolima se retractó de aquellas declaraciones, a través de un comunicado publicado en las redes sociales del equipo de fútbol, donde escribió: “No fue mi intención ofender a las mujeres practicantes del fútbol, y menos aún menoscabar sus derechos fundamentales de igualdad, no discriminación, dignidad, honra y buen nombre”.

Tal vez, admitir su equivocación el mismo día o 24 horas después, no lo hubiese salvado al menos de una sanción social, sin embargo, era más fácil controlar la situación el haber reaccionado a tiempo. La experta en comunicación de crisis Natalia Sara (https://nataliasara.com/2018/06/18/las-10-actitudes-para-gestionar-con-exito-conflictos-y-crisis/) habla de tener una actitud proactiva de comunicar, hacerlo a tiempo y cambiar la mentalidad de permanecer callado. ‘Cerrar la boca’ en esos casos agrava las situaciones y puede afectar a personas directamente implicadas, como las futbolistas, en especial las del Atlético Huila, campeonas continentales.

Tal vez, una disculpa a tiempo le pudo ahorrar a Gabriel Camargo que la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer solicitara a la Fiscalía adelantar investigaciones en su contra, la Defensoría del Pueblo le interpusiera una acción de tutela y que la vicepresidenta de la República, Martha Lucía Ramírez, exigiera sanciones para este directivo.

Mientras no había respuesta por parte del dirigente, el presidente de la Acolfutpro (Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales), Carlos González Puche, remitió este caso al Comité de Ética de la FIFA en caso de que la Federación Colombiana de Fútbol no lo sancionara.

De sanciones quizá no se hubiera salvado, pero una pronta reacción minimiza la tormenta mediática que afectó su imagen y la de su club. El ex senador tiene antecedentes similares, por lo cual es recomendable que su jefe o equipo de comunicación pueda entrenarlo o darle recomendaciones a la hora de ser un buen portavoz del equipo y su marca personal.

Hasta el siguiente post, mi gente.

Destacado

Acerca de mí

Ibaguereño residente en Manizales. Comunicador social y periodista de la Universidad de Manizales con una especialización en Gerencia de la Comunicación Corporativa de la Universidad Católica de Pereira. En la actualidad trabajo en un cargo operativo del Centro de Servicios Civil-Familia de la Rama Judicial en Caldas y colaboro con acciones de comunicación interna y prensa que el Consejo Seccional de la Judicatura de Caldas solicite.

No hay descripción de la foto disponible.


Inicié mi trayectoria laboral como reportero del diario El Nuevo Día de Ibagué y después como freelance para Publicaciones Semana en Manizales. Trabajé brevemente en relaciones públicas con la agencia Image & Press de Bogotá. Hice una pausa en mi carrera para convertirme en asesor comercial de la escuela de inglés Passport.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sentadas


Retorné a la reportería en la Unidad de Medios de Comunicación –UNIMEDIOS, de la Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá, donde fui redactor de UN Periódico y la agencia de noticias de esta institución. Antes de volver a Caldas, fui el periodista responsable de la relación con los medios de comunicación del Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos, organizado por la ONG Diakonia.

No hay descripción de la foto disponible.

Mi fuerte es la generación de relaciones propicias con los medios y redacción de contenidos, ejercicios que ayudan a mejorar la imagen y posicionar marcas, actividades, personas y organizaciones. Con mi formación posgradual recordé que la comunicación es muy profunda (comunicación interna, externa, RSE, entre otros) y que requiere de gestionar intangibles (cultura, identidad, imagen y reputación corporativa) para ser un proceso estratégico efectivo.

Los comunicadores debemos estar en constante aprendizaje.

Perdón lo ingrato: vuelvo a escribir

El objetivo principal de este blog siempre fue convertirlo en una catarsis personal, para no alejarme de la profesión que tanto amo -comunicación social- y el oficio que Dios y la vida me permitieron probar (periodismo). Pido disculpas por la ingratitud hacia quien me lee, pero principalmente hacia mí, porque el primer beneficiado de esto soy yo; gracias a este espacio recuerdo mi formación y mis habilidades.

Bueno, es necesario aprovechar esta catarsis para compartir mi experiencia durante esta época de cuarentena que vivimos en la mayor parte del planeta. Tengo la bendición de trabajar desde mi casa y, mejor aún, intentando ejercer de a pocos.

Confieso que a pesar de que mi trabajo genera otras funciones a cumplir, la oportunidad que le brinda el encierro a mis empleadores de fortalecer su imagen corporativa también me brindó la oportunidad de ayudarles. Mientras todos estamos cumpliendo el confinamiento, he podido recordar un poco mi labor en prensa institucional, la cual no solo requiere de habilidades de redacción y búsqueda de información, sino también de relaciones públicas: poder gestionar ante mis colegas la viabilidad del contenido que les presento.

No ha sido del todo constante, pero en mi lugar de trabajo ya conocen mi disposición e interés por ayudar en mi campo. Antes del confinamiento, también me metí a hacer tareas que antes no había siquiera pensado hacer: maestro de ceremonias. Nunca confié en mi voz ni en el manejo que tengo en un escenario, pero me gocé las experiencias.

Ahora me divierto con mi interacción con colegas, la realización y edición de boletines y comunicados y el apoyo a las redes sociales permitidas. Así también me divierto.

De otro lado, mi relación con la lectura ha recobrado mayor fuerza. Estoy combinando temas acordes a mi carrera y la actualidad con la literatura. Terminé el libro escrito por Augusto Reyes –100 consejos de poder-, que me mostró la complejidad, pero el engranaje de la consultoría electoral y de gobernabilidad.

Otro libro que leí fue La pesca del delfín, de Mauricio Vargas. Al principio tuve solo el compromiso de leerlo -lo había comprado hace 4 años y no le tenía demasiada fe-, pero me terminó atrayendo su historia, puesto que combina mi interés por el tema político y el manejo de la información desde el sector público: hay un par de trucos que sé que me servirán.

Ahora, mi meta es terminar Melodrama, de Jorge Franco -autor de Rosario Tijeras-. Lo leo despacio, sin prisa. Me lo estoy disfrutando de a pocos, como una serie que no quiero ver un fin de semana de maratón. Su ritmo me permite estar interesado no importa los días que lleve sin leer.

No puedo olvidar que el confinamiento me ha permitido pasar más horas con mi esposa, con quien comparto mi tiempo y mi alegría de vivir. También cabe mencionar al resto de mi familia, cuya compañía disfruto a pesar de la distancia. Y ni hablar de mis amigos.

Hay muchos temas que estoy pensando para mis próximas entradas y espero mantener la curiosidad que me hace preguntar cosas y ver cómo responderlas. Quiero pedir disculpas a quien me lea por lo ingrato que he sido, pero también quiero pedirle paciencia, dado que este blog no se sostiene con la presión del tiempo, sino con la inspiración y las ganas de escribir.

Miles de gracias, hasta la siguiente entrada…

Boletín de prensa: Rama Judicial comprometida a sembrar 100 árboles en su primera Siembratón

Esto es algo de mi trabajo como comunicador. Mil gracias por leer.

Cortesía, Consejo Seccional de la Judicatura de Caldas

Con el fin de promover la conservación del medio ambiente, mitigar el impacto de generación de dióxido de carbono en el desarrollo de las actividades institucionales y generar conciencia ambiental en la comunidad judicial, se llevó a cabo la Primera Siembratón Judicial, actividad en la que se vinculó a los despachos judiciales, centros de servicio y demás áreas de la Rama Judicial, para la siembra de 100 ejemplares de roble y guayacán.

La entrega de los árboles se realizó el viernes 15 de febrero en las instalaciones del Palacio de Justicia “Fanny González Franco” y su siembra fue el sábado 16 en el Parque Bicentenario Bosque Popular el Prado.

Este compromiso se dio a través de un convenio entre la Dirección Ejecutiva Seccional de Administración Judicial de Caldas, el Consejo Seccional de la Judicatura de Caldas y la Corporación Autónoma Regional de Caldas –Corpocaldas, entidad que donó los árboles.

“Para esta campaña se contó con el apoyo del Tribunal Superior de Manizales, el Tribunal Administrativo de Caldas, la Alcaldía de Manizales mediante la Secretaría de Medio Ambiente y Aguas de Manizales”, comentó el doctor José Fernando Salazar Chaves, director ejecutivo seccional de Administración Judicial de Caldas.

La iniciativa, presente en la implementación del Sistema Integrado de Gestión del Medio Ambiente, busca vincular a los servidores y funcionarios judiciales en el cuidado del entorno.

Y no es para menos; de acuerdo con cifras del Sistema de Gestión Ambiental de la Rama demostraron que en 2017, se emitieron solo en el Palacio de Justicia “Fanny González Franco” 68.20 toneladas de dióxido de carbono. El promedio de consumo en el recinto durante ese año fue de 68.640 kilowatts de energía, generando en la atmósfera 6 toneladas mensuales de CO2.

Por lo anterior, en la Rama Judicial se adelantan programas de ahorro y uso eficiente de energía, gestión de residuos sólidos, reducción del consumo de papel y promoción del uso de herramientas tecnológicas, sostuvo Jaime Gregorio Garcés Rueda, jefe de Talento Humano de la Rama Judicial en Caldas.

Según el doctor Garcés Rueda, con la ayuda de estas campañas, la Rama tiene previsto certificar su Sistema de Gestión Ambiental, bajo la norma ISO 14001 Versión 2015.

**Utilidad**

Según el Jefe de Talento Humano de La Rama Judicial en Caldas, la importancia de árboles como el roble, donado para esta actividad, radica en su capacidad de absorber anualmente entre 120 y 150 kilogramos de CO2, cuando este lleva entre 3 y 5 años de sembrado. “Es una especie muy importante para mitigar el impacto de la huella de carbono”.

Adicionalmente, el roble es un árbol que ayuda al amarre de los suelos en zonas de pendiente y evita el golpe de agua en las superficies cuando llueve. En ambos casos se busca hacerle frente a una posible erosión, sostiene Wilmar Gálvez, técnico operativo del Grupo de Biodiversidad y Ecosistema de Corpocaldas.

Esta es una especie en vía de extinción que puede llegar a medir hasta 40 metros de alto y tener un ciclo de vida de 100 a 200 años, aproximadamente.

Para un seguimiento apropiado al árbol sembrado, Wilmar Gálvez recomienda mantener la zona desprovista de otras vegetaciones que obstaculicen su crecimiento, fertilizarlo cuatro veces durante el primer año y tres veces en el segun

Bienvenida

Antes de iniciar en forma, quiero darles las gracias por acercarse y leer estas líneas y las posteriores, en las que además de dar impresiones y opiniones sobre algún tema o situación referente a mi carrera y al campo de acción que más me interesa, también quiero tomarla como una oportunidad de mostrar lo que he hecho durante mi trayectoria laboral actual y pasada -incluiré efemérides-. Para este servidor, es un gusto estar a su servicio y disposición.

Este es, también, un espacio para relajarme y hacer catarsis de mi cotidianidad. Un espacio en el que puedo ser yo fuera de mi cotidianidad.

Espero que me tengan paciencia mientras voy ‘cacharreando’ o ir descubriendo las herramientas que esta plataforma nos ofrece y de antemano pido disculpas si en algún momento incurro en algún error de publicación o precisión de datos.

De nuevo, miles de gracias. Sigamos en contacto.